Wednesday, November 22, 2006

Cuando África supone un pequeño respiro para Pekín

Días atrás Pekín estaba vestida de gala. Todas sus calles principales y Tianmen estaban repletas de banderas de lo mas coloridas, y de los carteles publicitarios saltaban imágenes de animales salvajes y tribus de África. Se estaba celebrando la “Cumbre Chinoafricana”, como culmen de las relaciones de importación-exportación que mantiene China con muchos países de éste continente (por ejemplo: de Nigeria importa petróleo).

Para nosotros fue como un regalo, recién llegados de África, encontrarse la ciudad donde uno vive decorada con grandes paisajes y animales africanos era como prolongar las sensaciones que tuvimos allí. Y por si fuera poco, gracias a la Cumbre, Pekín a tenido un pequeño pero gran respiro pulmonar. El Gobierno quería que los gobernantes africanos se llevaran una buena imagen de la capital y para ello se restringió el tráfico de entrada al centro de la ciudad y se cortó el funcionamiento de las calefacciones. El CO2 emitido por los coches, y el humo del carbón quemado por los millares de radiadores que calientan Pekín (en todos los sentidos) dejó la ciudad respirara por unos días y luciera un precioso cielo azul.

La Cumbre duró una semana, una semana de frío sin calefacción, pero de cielo azul y sin neblina. Ahora, de nuevo, el cielo se ha vuelto gris y a aparecido la eterna bruna que envuelve a Pekín. Y es que este país, y especialmente su capital, está sufriendo uno de las mayores contaminaciones medioambientales. El Gobierno quiere articular herramientas para mejorar la situación de cara a los Juegos Olímpicos de 2008, pero lo cierto es que de momento el riesgo para la salud de la población es muy, muy alto, como ya denunciara en sus páginas El País. Quizás sea el momento de pedir un plus de peligrosas a las empresas europeas que mandan aquí a sus trabajadores?

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home