Monday, August 27, 2007

India: (1) Delhi.

Un vuelo nocturno de 7 horas nos llevo directamente a Delhi donde aterrizamoa a la 1 de la madrugada. Allí nos estaba esperando el que seria nuestro conductor durante todo el viaje: Jam Rad, el quinto de la pandilla.

La primera toma de contacto siempre que uno llega a otro país es el aeropuerto, donde ya se pueden captar muchas sensaciones. Me encanta observar este entorno para ir adentrándome en lo que me iré descubriendo el resto del viaje. Pero en este caso lo mas duro no se dejo esperar mucho tiempo. El trayecto hasta el hotel bordeando la antigua Delhi fue realmente grotesco. En aquella noche profunda la ciudad se nos mostraba fantasmagórica: edificios semiderruidos serpenteando entre montañas de suciedad y basura mientras los cuerpos de la gente se alineaban a montones en los bordes de la carretera, en la mediana o en el arcén, sumidos en un profundo sueño acunado por los ruidos de los coches y sus cláxones.

La noche es dantesca, pero en el caso de India la luz del día no maquilla lo que transmite la oscuridad. Majestuosos monumentos se elevan entre manos que con su mirada solo piden algo de bondad mientras pacientes esperan la llegada del día que les hará cambiar de destino. Algo que en su cultura solo con la muerte se logra alcanzar.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home